image

¿Quién es Ángela Hernández Núñez?

Premio Nacional de Literatura 2016. Nació en Buena Vista Jarabacoa, República Dominicana, 6 de mayo de 1954. Graduada con honores de Ingeniería Química. Narradora y poeta. Apasionada del cine y la fotografía. Textos de su autoría se han traducido al inglés, francés, italiano, islandés, bengalí y noruego. Se incluyen en importantes antologías. Es Premio Cole de novela corta, a la novela Mudanza de los Sentidos, 2001; dos veces premio nacional de cuento. Su libro Alicornio mereció el premio nacional de poesía.

Onirias de Ángela Hernández

Escrito por: CHEMA COTARELO ASTURIAS

El azar o el destino, o tal vez el anhelo del atino en estado hipercrítico, hizo que me encontrara una vez más con la artista dominicana Ángela Hernández, esta vez en Madrid, en el Café Comercial, donde había acudido a presentar un poemario del común amigo Paco Vaquero, El ajimez de la casa de piedra. La anterior ocasión fue dentro del marco del III Festival Internacional de Poesía de Puerto Rico, de tan grata memoria y feliz recuerdo.

Me entrega para su lectura ONIRIAS, que me apresuré a leer, a ver, a tocar, a oler, a acariciar levemente con ternura. Y no sé por dónde huir de tanta belleza, de tanta embriaguez de imágenes líricas, poéticas; artísticas. Por qué formas escaparme de sus páginas que me abrazan fulgurantes, plenas de color, de exaltación, de vida.

La edición, exquisita, pertenece al Departamento cultural del Banco Central de la República Dominicana, con diseño interior y cubierta de Rosángela Bichara.

Es un libro TODO de poemas, toda vida, germen, “agua asible, sol esquivo; / la cuenta del amor que me consume”. Un libro pétalo y gota de rocío, con tapetitos de colores y reflejos opacos, con letras grabadas en sus páginas a punta de navaja; libro raíz, árbol, corteza donde alguna vez alguien escribió: te quiero.

Hay palabras nube “la culpa, la estrategia/de tu espejo en mi ojo”; palabras pájaro que surcan el infinito de la imaginación, nadas florecidas y alas rotas sobre el hielo; que es, como se sabe, el silencio del agua antes de ser verso o abismo.

El libro de Ángela está hecho de trazados pictóricos que son poemas, de estampas que son poemas, de sombras que son luz de la palabra. Palabra pues arista y movimiento y cromatismo que invade nuestras retinas del azul del mar, “todo mar me resulta nostálgico/ y el amor, canon suficiente”.

Da lo mismo leer que mirar. El lector/observador se siente de inmediato atrapado por esa explosión de luz poética, ese grito nacido de la blanca página para decirnos algo. Un cuaderno dejado caer con unos versos, unas llaves sin dueño ni espacio, una raya de agua sobre el arco del tiempo, una mancha de sol sobre la tarde amurallada; son evocaciones que nos asaltan al dejar volar nuestros ojos por entre estos remansos de melancolía: “rojo se pone el horizonte si te pienso”.

Símbolos de gran sutileza y delicadeza, a los que sólo una poeta pudiera darles vida: Ángela Hernández.

No sé cómo huir de esta belleza que me cautiva. No sé cómo hacer para desguazar el libro y sutilmente colocar cada hoja en las paredes de mi memoria. Sé que soñaré estas fotografías, sé que me anegarán del aroma de la bondad, sus palabras “Oh días extraños enredados en la constante pérdida/ Sueño de la memoria reticente”.

ONIRIAS es un regalo que la vida nos hace para solaz del espíritu, para el goce del sentido, para la emoción del encuentro. Doy gracias por haber conocido a esta talentosa artista cuya anterior obra, internacionalmente celebrada, ha configurado este magnífico poemario que nos impregna de palabras, color y sentimientos; en suma, de poesía.

Granada, España

Entre las esforzadas Videntes y las subversivas inteligencias

Por Ángela Hernández Núñez Hay en la historia humana largos períodos que transcurren en lentitud y sin mayores mutaciones. Existen otros que parecen estar hechos de saltos. El Siglo XX es de vértigo:

La cualidad de la nostalgia

Cuento de Ángela Hernández Núñez

Contacto

angelahn@gmail.com, Santo Domingo, República Dominicana