image

¿Quién es Ángela Hernández Núñez?

Premio Nacional de Literatura 2016. Nació en Buena Vista Jarabacoa, República Dominicana, 6 de mayo de 1954. Graduada con honores de Ingeniería Química. Narradora y poeta. Apasionada del cine y la fotografía. Textos de su autoría se han traducido al inglés, francés, italiano, islandés, bengalí y noruego. Se incluyen en importantes antologías. Es Premio Cole de novela corta, a la novela Mudanza de los Sentidos, 2001; dos veces premio nacional de cuento. Su libro Alicornio mereció el premio nacional de poesía.

 CHARAMICOS

ÉPICA DE LA REVOLUCIÓN "INMINENTE" QUE NO LLEGÓ A SER
¿Cuánto puede costar un paso hacia la libertad?, ¿a la luz de cuáles criterios se estimará ese paso hecho de expectaciones, desventuras, audacia, equívocos, sorbos de hiel y miel, tinieblas y lumbres?, son las interrogantes que gravitan desde el principio hasta la última página de esta novela, ambientada en el Santo Domingo de los complejos e ilusionantes años sesenta y setenta del siglo XX. (“El futuro es luminoso”. ¿Qué futuro? Como en toda Latinoamérica, en República Dominicana soplan los vientos tormentosos de la Guerra Fría, dictaduras, apariencias de modernización e irrupciones libertarias).
A Trinidad, del fértil Cibao y a Ercira, originaria de una zona misérrima del suroeste, la atmósfera reinante en la capital las cautiva, las espolea a involucrarse. Distintas en notables aspectos, comparten, sin embargo, magnetismo personal, ingenio, ganas de justicia y voluntad de avanzar a toda costa, admirables atributos que pueden atraerles el desastre. (Eliminación selectiva es, en esos años, política de Estado).
Las dos universitarias, cargando con intrigantes y tortuosas historias familiares, avanzan por laberintos de luces cegadoras y sombras siniestras. En un cerrar y abrir de ojos, se hallan encarnando algún dorado desafío, “algo grande”, tan arduo como hipnótico, nudo de contradicciones y enérgicos llamamientos. Oleaje y hoguera es el lenguaje de la época. Y ellas bracean enfervorizadas por visiones de libertad, conocimiento, transformación.
Trinidad, Ercira, Hormelo, el Hombre-Brújula, el padre Amir, Gilbert, entre otros personajes, acaso encarnan una insólita lucidez, o así lo intuyen, y se exponen a ser aniquilados por los depredadores de turno. Nadie, nada, escapa a los designios de las circunstancias, al aguijón de la historia. Rumores inducen al tropiezo, al dilema. Operaciones represivas inoculan el miedo. Se exacerba la astucia cuartelaria.
Propensiones y acaeceres de signos contrastantes se entretejen en la ciudad ruidosa y en la muda intimidad. La incandescencia del pensamiento, el remozamiento de la academia, la sordina de los sueños, el valor puesto a prueba, afanes, espejismos, camaradería. Se celebra y se sufre el concierto de las confluencias, ascensos, cuarteos, lasitudes, enardecimiento y proyecciones. Y, con todo, sobrepujan los exultantes arrojos del amor, la lozanía de la creación deslizándose en sensaciones e incidentes como el agua que transita por pedregales evidenciando su intrínseco poder.
Puede ser una imagen de 1 persona
Me gusta
Comentar
Compartir

0 comentarios:

Entre las esforzadas Videntes y las subversivas inteligencias

Por Ángela Hernández Núñez Hay en la historia humana largos períodos que transcurren en lentitud y sin mayores mutaciones. Existen otros que parecen estar hechos de saltos. El Siglo XX es de vértigo:

La cualidad de la nostalgia

Cuento de Ángela Hernández Núñez

Contacto

angelahn@gmail.com, Santo Domingo, República Dominicana